San Francisco, California

1. Lo primero y recomendable es subir a la colina de Twin Peaks, desde donde tendrás las mejores panorámicas de la ciudad y de la Bahía, lo que además te permitirá situarte de cara a las visitas posteriores.

2. Mi consejo a continuación es que vayas directamente al Golden Gate, el famoso puente colgante que enlaza la península de San Francisco con el norte, y que se convierte en una bella puerta a la Bahía de San Francisco.

Lo mejor es ir al mirador (point view) de la orilla norte, el cual se encuentra a la derecha, nada más cruzar el puente, y desde donde tendrás las mejores vistas panorámicas del puente y la ciudad de San Francisco. Tendrás también la oportunidad de dar un breve paseo por el puente.

3. Otra visita imprescindible son las famosas cuestas de San Francisco. Para ello, debes dirigirte al distrito de Nob Hill, al norte de la ciudad, donde tendrás bellas vistas de las impresionantes calles empinadas.

Y la más famosa, cuya visita es obligada, es la calle Lombard, con las curvas super-empinadas que habrás visto en tantas películas.

4. En esta zona también puedes ver los tradicionales tranvías de cable que en la actualidad se han convertido en una atracción turística. La única línea de tranvías que se mantiene funcionando une el centro de la ciudad con la zona costera de La Marina.

5. Para poder disfrutar del gran encanto de las calles con ambiente europeo que tiene San Francisco, lo mejor es dirigirte a Alamo Park, en el distrito de Haigh Ashbury, donde disfrutarás de la belleza de las casas victorianas conocidas como las Painted Ladies.

6. Quizás uno de los mejores ejemplos que puedes encontrar en el mundo de un Chinatown es el barrio chino de San Francisco (mucho más atractivo que, por ejemplo, el de Nueva York…).

7. Muy cerca del Chinatown, podrás dar un paseo por el distrito de North Beach, también conocido como Little Italy, donde encontrarás un gran ambiente.

8. Y para completar la jornada, la última visita imprescindible en San Francisco es ir al Fisherman´s Wharf, antiguo puerto pesquero que se ha convertido en la gran zona de ocio y entretenimiento de la ciudad, con restaurantes y bares siempre muy concurridos por los turistas.